Cultos Satánicos

Para hablar de Cultos Satánicos, primero debemos dejar claro qué es y en qué consiste el Satanismo.


El satanismo es un conjunto de creencias, religiones y grupos de individuos que comparten la veneración y la admiración por Satán.

En 1966 se fundó "La Iglesia de Satán" dando así un comienzo definitivo y público a la religión satánica pero se cree que Satán apareció por primera vez en la Biblia Hebrea, siendo un ángel desafiante de la fe de los humanos y de la religión. En El Libro de Job aparece por primera vez bajo el nombre "Satán" que significa 'acusador, enemigo' y en El Libro de la Revelación como el portador del Armagedón y el Apocalipsis.


Huelga resaltar que en las tres religiones más extendidas y mundialmente reconocidas, Satán siempre es tratado como el enemigo de lo bueno, de lo correcto pero resulta curioso que el término "Satanismo" derivado de 'Satanisme' en francés, fuese acuñado ya en el siglo XVI para usarlo en las disputas entre diferentes grupos cristianos rivales, demostrando así que tenía más significado de 'doctrina equivocada' que de 'adoración al demonio'.




Las creencias satánicas y los ritos que las veneran han ido cambiando a lo largo de su historia, especialmente después de los 60 llegando a poderse clasificar de una manera más o menos fiel en dos grandes grupos: El "Satanismo Tradicional o Teísta" y el "Satanismo Ateísta".





El "Satanismo Teísta" venera a Satán como un dios desarrollando ritos y cultos de todo tipo, incluyendo la magia, para satisfacer las necesidades de Satán y demostrar así su profunda fe.



Por otro lado, el "Satanismo Ateísta o Simbólico" no implica el culto al diablo porque, quienes lo practican, entienden que el individuo es su propio Dios. Satanás es visto como la antítesis del conservadurismo de las creencias filosóficas y religiosas.



Por último, no podemos dejar de tratar el "Satanismo Adolescente", ya que este es el que más ha influido en los asesinatos adolescentes.

En su época rebelde, muchos adolescentes deciden usar símbolos satánicos y objetos de la misa negra para impactar a aquellos que puedan presenciarlo, pero no implica una fe real.


Ahora que ya conocemos los pormenores del satanismo, es correcto afirmar que, a pesar de que no se conocen muchos casos claros de asesinatos cometidos para honrar a Lucifer, Satanás o como queramos llamarlo, sí hay bastantes casos en los que los perpetradores de tales crímenes afirman haber sido influenciados por el demonio y haber realizado lo que su dios pedía, así como otros en los que se han dejado símbolos satánicos para desviar el curso de la investigación policial.


Vamos a hacer un repaso por algunos de estos casos:


Es 1993 y, tras desaparecer el día anterior, encuentran en una zanja los cuerpos de tres niños de 8 años atados de pies y manos con los cordones de sus zapatos, desnudos y mutilados. El pueblo y la prensa lo tenía claro: ese asesinato solo podría haber sido realizado por Damien Echols, Jessie Miskelley Jr. y Jason Baldwin, unos adolescentes de 18, 17 y 16 años respectivamente que escuchaban heavy metal, se pintaban las uñas de negro, tenían un aspecto oscuro, eran tímidos y, por supuesto, tenían afición por las lecturas satánicas.

Todo esto junto con la presión ejercida por la policía para encerrar a esos chicos consiguiendo que se declarasen culpables sin ninguna prueba, terminó con todos ellos en la cárcel e incluso continuaron en ella tras demostrarse en 2007 con pruebas de ADN que ninguno de ellos había estado en la escena del crimen o tocado los cuerpos de los niños.



Tras años manifestándose junto a celebridades e incluso con el apoyo de dos de las familias de las víctimas, salieron de la cárcel acogiéndose a la Doctrina Alford que les obligó, una vez más, a declararse culpables de unos asesinatos que no habían cometido para poder ser libres después de 18 años encarcelados.

Nunca se ha cerrado el caso y nadie está buscando a los culpables.

Damien Echols, Jessie Miskelley Jr. y Jason Baldwin, "Los tres de West Memphis", fueron víctimas de los prejuicios contra el satanismo.


Durante los años 84 y 85, California estuvo conmocionada por los crímenes cometidos por Richard Ramírez, el "Acosador Nocturno", un asesino en serie, violador y ladrón que no miraba a quién ni con qué cometía sus crímenes.

Lo que sí dejó claro una vez fue arrestado y durante su estancia en la cárcel fue su adoración al diablo y haber llevado a cabo sus crímenes como culto a su dios oscuro, llegando incluso a tatuarse un pentagrama invertido en la palma de la mano.


Entre 1989 y 1993, se encontraron varios cadáveres de niños castrados, Hubo 19 presuntas víctimas de las que seis fueron asesinadas, cinco están desaparecidas y ocho aún se niegan a hablar después de que las drogaran, ataran, castraran y dejaran en la carretera para morir.

Todo esto realizado por una secta llamada "Lineamiento Universal Superior (LUS)" perteneciente a Brasil ya que estaban convencidos de que todos los niños nacidos después de 1981 estaban poseídos por el diablo.


Una noche, tras haber escuchado dos veces una voz en su cabeza que le decía que asesinase al cura Uhl, David fue a la casa del cura, se confesó, le hizo acostarse en el suelo, le gravó un pentagrama en la mano izquierda, le amordazó y pataleó y terminó apuñalándole para después darse a la fuga.

"Es como si alguien se hubiera apoderado de mi cuerpo" dijo el joven en el juicio en el que se le juzgaba por haber infligido 33 puñaladas al padre Uhl.



La investigación del caso condujo directa al acaso de profanación de un cementerio en el que se había exhumado el cadáver de una mujer de 77 años al que habían empalado con un crucifijo a la altura del corazón. Uno de los jóvenes acusados era David, quien tenía en su cuarto varios textos y objetos satánicos y una foto de Hitler.


Pues bien, en estos casos podemos ver tanto los prejuicios surgidos del satanismo a lo largo de la historia, la atracción hacia prácticas satánicas pero sin llegar a realizarlas y el uso de estas creencias para llevar a cabo crímenes.


¿Tú qué crees? ¿Es el satanismo una religión que implica que quienes crean en ella tengan la necesidad de cometer crímenes en honor al dios que veneran? ¿O es una religión como cualquier otra y son, una vez más, las personas las que deciden qué hacen y cómo lo hacen y luego se escudan en su religión?


¡Os leo!



6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo